I.D.I.S. - Istituto per la Dottrina e l'Informazione Sociale

Otros documentos en español

Voci per un Dizionario del Pensiero Forte

Edmund Burke (1729-1797)

por Marco Respinti

 

1. La vida y las obras

Edmund Burke nace en Dublín, en Irlanda, el 12 de enero de 1729 de padre anglicano y de madre católica. Con el hermano Richard es educado como anglicano para que pueda, en el futuro, acceder a la carrera pública; la hermana, en cambio - como era costumbre en la Irlanda de su tempo -, recibe una educación católica. Pero el ambiente católico en el que de facto vive, el cultivo de los estudios y su misma pertenencia étnica contribuyen a crear en él lo que ha sido definido como "cuño de pensamiento católico". De 1743 a 1748 estudia artes liberales en el Trinity College de Dublín formándose con autores clásicos griegos y latinos: Cicerón (106-43 a.C.) y Aristóteles (384-322 a.C.) ejercitando sobre el futuro parlamentario una profunda influencia como maestros, respectivamente, de retórica y de pensamiento - el mismo Burke será estimado como uno de los máximos prosadores de lengua inglesa - y de filosofía política. En 1750, en Londres, estudia derecho en el Middle Temple. Pronto no obstante, harto del pragmatismo materialista y de la metodología mecanicista de que está imbuída la enseñanza, contrariando al padre, la abandona y se vuelca en la carrera literaria.

No obstante, con el pasar del tiempo, el futuro estadista va adquiriendo un conocimiento profundo del derecho europeo así como del británico, de la romanística al Common Law. Estimador y conocedor del derecho natural antiguo y moderno, profundiza en el pensamiento de Cicerón y de los estoicos latinos, y, entre los modernos, en el de Richard Hooker (1553-1600), al cual considera como la máxima fuente del derecho canónico de la época de la Reforma protestante. Éste último, pastor anglicano autor de The Laws of Ecclesiastical Polity, denominado "el Tomás de Aquino de la Iglesia anglicana", prosigue, al menos en parte, con la tradición filosófica escolástica e n la Inglaterra posterior al cisma de la primera mitad del siglo XVI. Otra fuente importante de la formación y luego del pensamiento burkiano es la cadena de los grandes juristas británicos, de sir Edward Coke (1552-1634) a sir William Blackstone (1732-1780) - autor de los Commentaries on the Law of England - pasando por los jurisperitos moderados, partidarios de la incruenta "Gloriosa Revolución" inglesa del 1688. Peter J. Stanlis - uno de los mayores estudiosos norteamericanos del pensamiento burkiano - escribe: "Es importante notar que su erudición jurídica, que incluye las tradiciones del derecho natural, del derecho de gentes, del Common Law inglés, del derecho penal y de los precedentes consuetudinarios en el derecho positivo, empaparon y formaron su filosofía política, el sentido de Europa como gran commonwealth de naciones con una herencia moral y jurídica común y la confianza en el camino de la tradición a lo largo de la historia".

En mayo de 1756 el anglo-irlandés publica el primer escrito, anónimo: A Vindication of Natural Society, un panfleto que se burla de la filosofía libertina y deísta de moda por aquel entonces. El 12 de marzo de 1757 se casa con Jane Nugent. En abril del mismo año da a la imprenta A Philosophical Inquiry into the Origin of Our Ideas of the Sublime and Beautiful. En esta obra dedicada a la estética, investiga los fundamentos psicológicos del arte y rechaza la idea de que sean simples productos de rígidas reglas teoréticas, anticipando aspectos importantes del pensamiento filosófico de su madurez. En los meses previos había aparecido también el anónimo An Account of the European Settlements in A merica, texto quizás redactado por Will Burke - un familiar de Edmund -, en el cual han sido individuadas numerosas aportaciones del pensador anglo-irlandés. La obra tiene éxito y contribuye a incrementar la atención británica sobre América. En la misma, el autor anónimo simpatiza con la ide a de libertad política defendida por las Colonias británicas, poniendo en guardia a sus propios compatriotas acerca de la peligrosidad de determinadas medidas comerciales demasiado restrictivas.

El 9 de febrero de 1758 Jane Burke da a luz el hijo Richard, que morirá en 1794. El mismo año, Burke empieza a dirigir el Annual Register, una voluminosa revista que, a partir de 1759, se dedica a la historia, a la política y a la literatura, al principio solamente británicas, luego también europeas continentales, y que él mismo dirige, también colaborando, hasta 1765. Entre 1758 y 1759 escribe Essay towards an Abridgement of the English History, una obra póstuma publicada en 1811. En este mismo periodo Burke empieza a tratar con Samuel Johnson (1709-1784), el eximio literato tory, esto es del "partido del rey". No obstante la diferencia de las opiniones políticas, entre los dos persistirá siempre una profunda estima y amistad.

En 1759 es nombrado secretario privado y asesor político de William Gerard Hamilton (1729-1796), coetáneo suyo ya activo en el Parlamento. La redacción de los Tracts Relative to the Laws against Popery in Ireland - escritos fragmentarios publicados póstumos en 1797 - se remonta al otoño de 1761, durante una estancia irlandesa. Después de la separación de Hamilton, el pensador anglo-irlandés se vincula a Charles Watson-Wentworth, segundo marqués de Rockingham (1730-1782), siendo nombrado pronto secretario. Éste último, el 10 de julio de 1765, es nombrado primer ministro por el rey Jorge III de Hannover (1738-1820) a pesar de las reservas del soberano en confiar el encargo a un whig, esto es, al "partido del Parlamento". Elegido el mismo año para la Cámara de los Comunes, Burke llega a ser pronto la guia intelectual y el portavoz de la "corriente Rockingham" del partido wigh, la cual, de otra parte, consigue sólo breves éxitos políticos entre 1765 y 1766 y de nuevo, por pocos meses, en 1782.

Burke se sienta pues en los bancos de la oposición durante la mayor parte de su carrera política y es durante esta segunda fase de su existencia que el estadista-pensador publica las obras más conocidas, entre otras Thoughts on the Causes of the Present Discontents en 1770, Speech on the Conciliation with the Colonies en 1775, Reflections on the Revolution in France en 1790, Thoughts on the French Affairs on y Appeal from the New to the Old Wighs en 1791, además de Letters on a Regicide Peace, terminadas en 1796.

El 9 de julio de 1797 Burke fallece en su casa del campo de Beaconsfield, en Inglaterra.

2. El pensamiento político-filosófico

Gran parte de la actividad pública burkiana trascurrió en defender de un lado a la Iglesia anglicana de los ataques de los "libres pensadores" y de los reformistas protestantes radicales, de otro a los católicos y a los disidentes protestantes, agraviados en sus derechos por la política absolutista del gobierno londinés. La razón de esta acción política no es un concepto "latitudinario" de la libertad religiosa, sino más bien una visión de conjunto de la naturaleza humana y de las relaciones entre el Estado, los cuerpos sociales intermedios y los individuos amenazados por el absolutismo moderno. Objetivo de Burke es garantizar iguales derechos a todos los súbditos británicos, dondequiera que se encuentren y cualquiera que sea la fe religiosa que profesen: derechos concretos, adquiridos historicamente en virtud de la secular tradición constitucional y consuetudinaria británica - los "beneficios" -, y - a partir del 1789 francés y no por azar en áspera polémica, entre otras cosas, con las "libertades inglesas" - contrapuestas a las abstracciones iluministas y racionalistas de la Ley y del "derecho nuevo".

El estadista se hace célebre por cuatro "batallas Parlamentarias". La primera, la tutela de los derechos constitucionales tradicionales de los colonos británicos en América, se opone a la tasación arbitraria, impuesta por el gobierno londinés, y defiende el auténtico significado de la Constitución "no escrita" británica. Con altitud de miras, Burke se da cuenta de la mecha que tal política va encendiendo en el polvorín norteamericano y hace lo posible para alejar el espectro de la pérdida de las Colonias. Jamás a favor de la independencia que éstas declararon en 1776, una vez estallado el conflicto armado entre ellas y la Corona británica, él juzga los acontecimientos como una "guerra civil" interna del imperio - no una revolución -, de curación rápida.

La segunda batalla parlamentaria es la que conduce contra la administración pública, que imposibilita esta vez a los súbditos irlandeses de disfrutar de los derechos constitucionales británicos, a pesar que en el tema de la libertad religiosa Burke no consigue obtener el éxito parcial en defensa de los compatriotas católicos que tuvo en otros temas.

En tercer lugar, el estadista pide la acusación contra Warren Hastings (1732-1818), gobernador general de la India británica, por su malgobierno, pero no es atendido. Su decidida actuación consigue, no obstante, algo de éxito y, sobretodo, es una advertencia - desatendida - para el futuro. El imperio donde jamás se ponía el sol se derrumbará merced a la obcecación de algunos de sus gobernantes, que no por otras razones.

La última batalla parlamentaria burkiana tiene como telón de fondo a la Revolución francesa. En las Reflections on the Revolution in France - una de las obras más comentadas e influyentes de la historia inglesa moderna, publicada poco tiempo después de la "toma de la Bastilla", el 14 de julio de 1789 -, el hombre político anglo-irlandés intuye, analizando las premisas filosóficas que se habían abierto paso en los lustros anteriores, el curso completo de los acontecimientos revolucionarios, del regicidio a la dictadura militar napoleónica, estigmatizando su naturaleza. Para él, la Revolución constituye el advenimiento de la barbarie y de la subversión de toda ley moral y de toda tradición civil y política.

Sobre la interpretación de este acontecimiento el mismo partido whig se parte, dividido entre los new whig liberales de Charles James Fox (1749-1806) y los old wihg dirigidos por Burke, los cuales acaban coaligándose políticamente con los tory de William Pitt el Joven (1759-1806). A la defensa burkiana del "commonwealth cristiano de Europa", del cual la Francia jacobina y atea se desmarcó y contra el cual lucha desesperadamente - Burke afirma que, en los años de la Revolución, la Francia auténtica reside en el extranjero -, se debe el apoyo parcial que, en algunos momentos, el gobierno británico concede a la causa contrarrevolucionaria francesa.

El centro de la filosofía política burkiana es, de hecho, la defensa del ethos clásico-cristiano, fundamento de la normatividad que el pensador adivina en las tradiciones jurídicas y culturales de su país, parte de la "sociedad de las naciones" cristianas europeas. La relación burkiana entre derecho natural moral e instituciones civiles entiende estas últimas como intento histórico de encarnar el primero, según una lógica que une moral personal y moral social. La "filosofía del prejuicio" - esto es, de la tradición y de la costumbre histórica - es la gran baza del common sense británico burkiano.

Según Russell Kirk (1918-1994) - uno de los "padres" del renacimiento burkiano contemporáneo -, el pensador anglo-irlandés pertenece al "partido del orden": él es la figura representativa de aquel legitimismo patriótico británico prudente, que aúna fidelidad y crítica constructiva, y que se resume en la expresión conservadora "oposición de Su Majestad", antitética a la revolucionaria de "oposición a Su Majestad".

La influencia de Burke se ejercita sobre pensadores importantes como Joseph de Maistre (1753-1821) y sobre numerosos autores del área cultural anglosajona, francesa y alemana; pero, sobre todo, da origen a lo que en el mundo de habla inglesa, tiene el nombre técnico de "pensamiento conservador", entendido como oposición consciente al mundo surgido a raíz del 1789 francés y a la filosofía revolucionaria que lo inspiró y lo empujó.

Burke, seguro de la proximidad de la victoria jacobina en tierra inglesa, determina que la localidad de su inhumación quede en secreto, por miedo a que los enemigos puedan un día descubrirla y desacralizar el lugar de descanso de los restos mortales de su primer y radical adversario.


Para consultar: la crítica más seria y exhaustiva sobre la figura de Edmund Burke se halla casi en su totalidad en lengua inglesa; en italiano ver Scritti politici, a cura de Anna Martelloni, UTET, Turín 1963; Riflessioni sulla Rivoluzione Francese, con un prefacio de Domenico Fisichella, Ciarrapico, Roma 1984; Inchiesta sul Bello e sul Sublime, a cura de Giuseppe Sertolli y Goffredo Miglietta, 4 ed., Aestethica, Palermo 1992; Pensieri sull'attuale malcontento, a cura de Gabriella Galliano Passalacqua, ECIG, Génova 1987; y Difesa della società naturale, a cura de Ida Cappiello, Liberilibri, Macerata 1993.